Facundo Astudillo Castro murió ahogado, pero no se pudo determinar cómo sucedió

El juzgado dio a conocer los estudios sobre los restos del joven que estuvo desaparecido más de 100 días. No se pudo determinar si fue homicidio, suicidio o accidente. Descartan que el cuerpo de Facundo haya estado en otro lugar.

Jueves 1 de Octubre de 2020

La autopsia realizada a los restos óseos de Facundo Astudillo Castro determinó que el joven de 22 años murió ahogado en el lugar donde fueron hallados parte de sus huesos, pero los peritos no pudieron establecer cómo sucedieron los hechos que desencadenaron la muerte.
Así lo confirmó el Juzgado Federal Nº2 de Bahía Blanca este jueves pasado el mediodía, tras recibir el informe de la autopsia realizada por el Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF).

«Los resultados permiten aseverar, con el rigor científico necesario, que la muerte de Facundo José Astudillo Castro se produjo por asfixia por sumersión (ahogamiento). La sumersión (mecanismo asfíctico) es la causa de muerte por obstrucción de la vía aérea por el ingreso de líquidos durante el proceso de respiración bajo el agua, generando el ahogamiento (asfixia mecánica)», explicaron los peritos en el informe.

Además, en el informe se indicó que se trató de una muerte violenta «por no ser natural», pero que «el avanzado estado de esqueletización del cadáver limitó las posibilidades de conocer el modo de la muerte».
También se señaló que los restos óseos estudiados no presentaban lesiones vitales, de origen traumático, ni otras antemortem (previas a la muerte), y que «no se observaron signos de participación de terceras personas sobre los restos estudiados».

Según, la autopsia que se realizó el pasado 25 de agosto, en las diferentes piezas óseas observadas, y mediante el estudio de imágenes radiográficas, «no se evidenciaron estructuras de densidad metálica, similares a elementos que puedan corresponderse con aquellos que producen injurias o lesiones (como por ejemplo proyectiles de arma de fuego, segmentos de arma blanca, entre otros)».

Y también se remarcó que «todas las lesiones y pérdida de algunas piezas dentales que presentaban los restos estudiados son postmortem (posteriores a la muerte), producto de depredadores y exposición medioambiental».
En el informe, dado a conocer de manera oficial por el Juzgado Federal de Bahía Blanca, a cargo de la magistrada Gabriela Marrón, se especificó que «no se observaron cambios de coloración, u otros signos, en los huesos bajo estudio compatibles con el uso de sustancias ácidas, alcalinas o por exposición a una fuente emisora de calor».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno × dos =

Abrir chat
Comunícate con Portal Producciones
Hola, comunícate con nosotros!