Para determinar el estado mental de Christe habrá pericias

En los próximos días, comenzarán las entrevistas de psiquiatras y psicólogos al imputado, para conocer un dato que será clave en la investigación del tremendo hecho ocurrido en un edificio del centro de Paraná.

Domingo 3 de Mayo de 2020

Con pruebas en su contra en el femicidio de María Julieta Riera, Jorge Julián Christe podría aferrarse a una única coartada, para evitar pasar el resto de su vida en la cárcel: alegar un estado mental que no le permitió discernir ni controlar sus actos al momento de golpear, ahorcar y arrojar al vacío a su novia. Es una estrategia que muy pocas veces ha podido ser demostrada por un acusado de un asesinato, pero para ello, concentrarán las expectativas en las pericias psiquiátricas que se comenzarán en los próximos días, cuyos resultados generalmente tardan varias semanas.

¿Desorientado?
Un dato que apuntalaría esta versión es que al momento de dar aviso a la Guardia de la Jefatura central de la Policía provincial, Christe dijo que quien se había caído del balcón del departamento del octavo piso había sido su suegra, no Julieta. Así lo informó el fiscal Ignacio Aramberry ayer al señalar que si bien el imputado nunca declaró, lo que manifestaron esos agentes daba cuenta de esas palabras. Sin embargo, luego en el lugar del hecho Christe le dijo a otros policías que quien había caído era su novia.

Cómo lo vieron
Por otro lado, muchos de quienes trataron con él desde la llegada al departamento hasta su detención lo observaron shockeado, raro y con sus facultades mentales alteradas, según se afirmó a Uno. Por ejemplo, decía «tonterías» e incluso preguntaba cómo estaba Julieta. Lógicamente, esto bien podría haber sido un ardid para luego argumentar que no tenía plena consciencia de lo que hizo.
Asimismo, en esta línea, aquello que compromete severamente a Christe en su responsabilidad en el crimen de género podría ser valorado a su favor.

Qué hizo después
Se conoció que tras el hecho que se investiga, el imputado salió caminando serenamente del departamento N° 5 del octavo piso, propiedad de su hermana, ingresó al suyo, el N° 1, bajó y se fue en moto a la casa de su mamá, la jueza jubilada Civil y Comercial, Ana María Celia Stagnaro, en calle San Martín. Luego de estar por lo menos 10 minutos allí, se dirigió a la Jefatura de calle Córdoba 351 para informar lo sucedido.

Comprometido
Esta actitud gélida pese a lo sucedido, de ni siquiera pedir auxilio a los vecinos del edificio ubicado en la Peatonal, ni menos llamar al 911, lo compromete al derribar cualquier versión de caída accidental de la víctima, además de que la autopsia ya ha demostrado que la chica fue estrangulada y arrojada en estado de inconsciencia.
No obstante, la defensa de Christe evaluaría argumentar que esa conducta se debió justamente al estado mental en que se encontraba.

Pericias y pruebas
Con las pericias psicológicas y psiquiátricas que comenzarán en los próximos días, se abre una batalla en este punto de la causa. Por un lado, los profesionales del Cuerpo Médico Forense harán sus entrevistas e informes correspondientes.
Además, se esperan las pericias de laboratorio sobre las muestras de sangre y orina que le extrajeron al hombre para evaluar si consumió alcohol o estupefacientes, lo que también será evaluado por las partes.

Dispositivos
La causa recién comienza y quedan muchas pruebas por producirse. Además de muchos testigos que deben declarar, más que nada sobre la relación entre la víctima y el victimario, se aguarda por las pericias de celulares y computadoras que se encontraban en el lugar del hecho; además de la mencionada la pericia psicológica-psiquiátrica.

A la cárcel por dos meses
El fiscal Ignacio Aramberri imputó a Christe por Homicidio triplemente agravado (por el vínculo, por violencia de género y por alevosía). El acusado, defendido por Ladislao Uzin Olleros y Franco Azziani Cánepa, se abstuvo de declarar
La abogada querellante Corina Beisel compartió la calificación del hecho formulada por la Fiscalía, pero pidió prisión preventiva en la cárcel por 90 días. Mientras que los defensores solicitaron el arresto domiciliario por 15 días, con tobillera electrónica o custodia policial en la casa de su madre.
Finalmente, el juez de Garantías Mauricio Mayer dictó la prisión preventiva por 60 días en la unidad penal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

trece − diez =

Abrir chat
Comunícate con Portal Producciones
Hola, comunícate con nosotros!