Después de cinco meses, las mujeres varadas en Uruguay podrán regresar al país

Una madre y su hija, que habían viajado a un sepelio familiar, quedaron varadas en Uruguay. Tras cinco meses de trámites, y luego que el caso se hiciera público ante la intervención de su abogado, Eduardo García Jurado, les permitieron regresar a Argentina.

«Quiero agradecer a todo el equipo de trabajo, y a los medios de comunicación que hicieron posible que se produzca el regreso de la familia de Pueblo Belgrano», dijo García Jurado en Radio Cero.

El letrado explicó que «Migraciones facilitó todo para terminar con una resolución que permitía el ingreso por tierra de estas personas. Hasta ahora sólo está permitido el ingreso por aire, es decir, para la gente de clase acomodada y no para los trabajadores», advirtió.

Asimismo recordó que «esta gente viajó por un duelo, no para ir de vacaciones. De este lado quedó el padre de la familia que no podía dejar su trabajo de herrería, ni la casa que alquilan. Ahora hemos logrado la unión familiar y que la chica pueda retomar sus clases… lamentablemente penaron cinco meses para poder regresar», resumió.

El impedimento de circulación se basaba en el test de Covid negativo que les exigían por un costo de 100 dólares por persona, un costo al que no podía acceder la familia.
Los detalles del caso

Todo comienza con una familia oriunda de la República Oriental del Uruguay que hace casi 15 años que decidieron venir a vivir a Entre Ríos. Primero en Paranacito, donde tuvieron una hija, y desde hace dos años comenzaron a buscar un mejor presente en Pueblo Belgrano.

En marzo pasado comenzaron los trámites de residencia, pero por culpa de la pandemia el mismo quedó trunco. De pronto, llegó septiembre, y llegó con una mala noticia: la mamá de la mujer y la abuela de la nena había fallecido, por lo que ambas mujeres partieron rumbo a Montevideo para asistir a su entierro. En Pueblo Belgrano quedó el padre de familia, que para ahorrar dinero -del cual no les sobra, sino que por el contrario muchas veces les falta- no asistió al entierro de su suegra.

Pero fue a partir de este hecho cuando comenzó el problema: cuando quisieron volver a Argentina, más precisamente a Pueblo Belgrano, que es donde viven, Migraciones de nuestro país las frenó y les dijo que no podía dejarlas pasar si no se hacían un test de coronavirus, el cual debían abonar la suma de 100 dólares cada uno (30 mil pesos en total tomando la cotización del dolar blue del miércoles 16 de diciembre).

«En este momento, la señora y su hija son dos uruguayos que quieren ingresar a la Argentina, pero que no lo pueden hacer por uruguayos. Pero además porque se les exigen dos tests que vales 100 dólares cada uno para poder pasar, y estamos hablando de personas con bajos recursos. Es migraciones del Gobierno argentino el que exige esto», informó el ex juez Eduardo García Jurado, quien hizo público este hecho en Radio Cero (FM 104.1)

«Este es un caso excepcional porque son personas que ya viven en Argentina. Hay una certificación por parte del Área de Salud de Pueblo Belgrano que indica que van a ser aisladas, que van a ser atendidas, pero que las dejen pasar», agregó antes de pegarle duro al organismo migratorio argentino: «La mentalidad burocrática no hace una diferenciación a un caso concreto, y entonces el Gobierno argentino, a través de Migraciones, no es capaz de ejecutar el principio de equidad, pegándole fuerte a las personas humildes, que deberían estar ya acá y reiniciando el trámite de residencia».

Lo cierto es que hace tres meses que esta madre y esta hija no pueden volver a su casa en Pueblo Belgrano, son una mujer que hace un trimestre que no ve a su pareja y es una hija que no ve a su padre en el mismo lapsus de tiempo. Dos veces viajaron desde Montevideo hasta Fray Bentos, y en ambas veces fueron rechazadas con desdén sin escuchar su historia, o en caso de haber sido escuchadas, sin despertar la compasión de algún burócrata que las dejó nuevamente lejos de su hogar.

«El padre de la nena sigue en Pueblo Belgrano, ha recibido asistencia alimentaria por parte del Area de Acción Social de esa localidad, pero no tiene residencia. Es una injusticia total contra dos personas vulnerables económicamente y que afecta a los derechos de la niña», lamentó García Jurado, quien suplicó públicamente al Consulado argentino en Fray Bentos que tome cartas en el asunto para que esta mujer y su hija no deban pasar las fiestas lejos de su hogar.

Finalmente, este jueves se conoció el cierre de esta historia, con la familia regresando a su hogar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

once − 8 =

Abrir chat
Comunícate con Portal Producciones
Hola, comunícate con nosotros!