Condenaron a una mujer que intentó degollar a otra en comisaría de Paraná

Miércoles 4 de Agosto

Cuando tenía 19 años, Ludmila Ailén Zárate irrumpió con una cuchilla en la comisaría 16° de Paraná, ingresó en la oficina de sumarios y le lanzó un puntazo a Sonia Yanina Díaz, quien se encontraba radicando una denuncia. Por un acto reflejo de la mujer, el arma blanca no la degolló. La agresora fue detenida allí mismo y ahora fue condenada a cinco años y cuatro meses de prisión.

El hecho ocurrió el 26 de julio del año pasado, a las 5 de la madrugada, luego de una madrugada agitada y violenta en el barrio Paraná XVI. Zárate ingresó a la dependencia policial ubicada en calle Ñandubay 2708, en la zona oeste de Paraná, cuando Díaz se encontraba sentada ante el funcionario policial en la Oficina de Sumarios, a fin de radicar una denuncia.

La agresora entró intempestivamente al recinto y munida de una cuchilla, tomó a la mujer del cuello con su brazo izquierdo y con su mano derecha arremetió una estocada hacia la garganta de su víctima. Díaz cubrió su cuello con sus brazos y se arrojó hacia atrás con la silla. Así pudo evitar lo que era una muerte casi segura.

El personal policial que se encontraba apostado en la comisaría intervino rápidamente e impidió que la agresión continuara cometiéndose, y luego de un breve forcejeo, lograron desarmar a Zárate. Díaz sólo sufrió excoriaciones en la nariz y la mejilla izquierda.

El episodio previo había sido un ataque a tiros por un allegado a Zárate. Mientras patrullaban la zona, policías de la comisaría 16° observaron a un joven corriendo y a dos mujeres que lo perseguían, entre ellas Díaz, quien les mencionó a los uniformados que quien huía los había tiroteado. Por esto, la mujer fue a radicar la denuncia policial. Se trataba de un conflicto entre vecinos de la Manzana G del barrio Paraná XVI.

El oficial principal Luciano Fernández declaró en la causa que mientras estaba tomándole la denuncia a Díaz presenció el ataque de Zárate: “Le tiró un cuchillazo al cuello, pero Díaz como que se alcanza a cubrir”, dijo. Aclaró que el arma era una cuchilla tipo carnicero de cabo blanco.

El sargento Carlos Godoy expuso que esa noche estaba de guardia y observó que ingresó la imputada a la oficina de Sumarios, y segundos después oyó gritos de auxilio y ayuda por parte de una voz femenina, y que vió cómo Zárate tenía en su poder una cuchilla. Él mismo logró sacársela y separarla, dado que la agresora estaba aferrando a Díaz de sus cabellos.

“Vale advertir que la autoría de la imputada queda absolutamente acreditada mediante las videofilmaciones secuestradas correspondientes a esa noche, las que fueron recabadas por las cámaras de seguridad de Comisaría Decimosexta, donde se observan con claridad los hechos descriptos”, sostuvo el juez José Eduardo Ruhl en el fallo.

“Es que no solo se logra captar la gresca producida en el pasillo de la dependencia, sino que también el momento preciso en que Zárate ataca con intenciones de apuñalar en el cuello a Díaz, mientras esta se encontraba sentada radicando la denuncia, resultado que no logró materializar por circunstancias que resultaron ajenas a su voluntad, vale decir, tanto por el accionar defensivo de la víctima, como por la intervención oportuna de los funcionarios policiales”, agregó.

De este modo, el juez homologó el acuerdo presentado por el fiscal Santiago Brugo y el defensor Javier Aiani, en la sentencia dictada el lunes, y ordenó que la joven sea buscada para su ingreso a la Unidad Penal N° 6.

Abrir chat
Comunícate con Portal Producciones
Hola, comunícate con nosotros!