Cómo curar un mate de madera o calabaza: algunos trucos para dulce y amargo

Lunes 26 de Abril

¿Qué significa curar el mate?
Curar el mate significa preparar el recipiente para que sea apto para tomarlo. El curado, hace que los poros del recipiente se sellen, y el sabor del recipiente, no pase a la infusión.
Los mates que necesitan ser curados son los de madera y los de calabaza
Cómo curar un mate amargo de madera o calabaza
Lavar por dentro el recipiente
Este primer paso se hace con agua caliente, preferentemente hervida pero enfriada hasta 80 grados y sirve para desinfectar y
eliminar bacterias, polvo y fibras.
Llenar con yerba. Algunas personas recomiendan poner yerba usada de otro mate, porque tiene menos polvo, pero también se puede hacer con yerba nueva. La yerba va a absorber lo que quedó de agua después del lavado.
Esperar a que «se hinche», es decir que haya absorbido el agua y agregar más agua tibia de a poco hasta que la superficie quede húmeda. Cuando la yerba haya hinchado nuevamente volver a agregar agua hasta que se absorba otra vez. Se puede repetir esto dos o tres veces hasta que la yerba llegue al tope del recipiente. Si faltó yerba agregar más, ya que no debe quedar flotando en el agua.
Dejar en reposo durante 2 días (repetir el paso 6 días). Ahora dejar ese mate en un lugar seco durante dos o tres días, en los que se deberá agregar el agua necesaria para que la yerba siempre permanezca húmeda.
Lavar y usar. Al término de dos o tres días el mate la curación estará finalizada y el mate habrá quedado listo para ser usado.

Cómo curar un mate dulce de madera o calabaza
Lavar por dentro el recipiente. Este primer paso se hace con agua caliente, preferentemente hervida y sirve para desinfectar y eliminar bacterias, polvo y fibras.
Echarle azúcar. Cualquier tipo de azúcar (pero no edulcorante sintético) sirve para este paso. Dos cucharaditas son suficientes pero depende del tamaño del mate, si es necesario, agregar más. Tapar con la mano la entrada del mate y agitarlo para que el azúcar se pegue a las paredes.
Dejar secar con el azúcar. Esperar unas horas hasta que el azúcar se haya secado y dejado una capa que cubre las paredes del mate.
Quemar con carbón. Cuando el mate ya está seco, echar dos brasitas pequeñas de carbón caliente, cubrir la boca del mate con la mano usando un repasador para no quemarse y agitarlo hasta que las brasas se apaguen.
Repetir la operación. Este paso no es obligatorio pero es bueno repetir los pasos 2, 3 y 4 para asegurar una curación mejor.
Ponerle yerba. Enjuagar el mate con agua caliente, llenarlo con yerba nueva, humedecer la yerba agua tibia para que hinche y dejarlo así toda una noche.
Fin de la curación y ¡a cebar el mate dulce! Al día siguiente el mate estará listo para lavar y usarse por primera vez.

Tips para curar un mate de madera
Algunos expertos recomiendan que antes de las curaciones mencionadas para mate amargo o dulce, se unte las paredes interiores y exteriores del mate de madera con abundante aceite o con manteca. Se debe dejar untado para que el material grasoso penetre los poros de la madera, durante 24 horas y luego proceder a colocar la yerba según el método elegido.

Cómo evitar que el mate de palo santo se agriete
Pese a estar correctamente curados los mates de madera corren el riesgo de agrietarse y perder líquido.
Para evitar que esto suceda es importante secar bien con un trapo después de lavarlo y dejar que se airee, pero no ponerlo al sol ni cerca de fuentes de calor para que la madera no se reseque demasiado, ya que esta variación de temperatura y humedad hace que se agriete.
Usarlo cotidianamente para que siempre esté en contacto con la yerba y el agua, de otro modo, si se deja en el armario por varios meses sin usar, al volver a echarle agua caliente corre el riesgo de hacer una rajadura.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

diez − tres =

Abrir chat
Comunícate con Portal Producciones
Hola, comunícate con nosotros!