Abogado acusado por la muerte de una joven paga $10 millones para no ir a juicio

Jueves 10 de Junio

La causa era por «homicidio culposo agravado y lesiones graves» durante un choque de lanchas en el Delta de Tigre en marzo de 2018. El acusado, Manuel María Beccar Varela (50), un abogado que manejaba una embarcación alcoholizado. Las víctimas, Tamara Suetta (25), que murió en el acto, y sus padres, que sufrieron gravísimas heridas.

Tres años después de ese episodio trágico, Beccar Varela logró el acuerdo extrajudicial que lo hizo zafar del juicio oral, el cual estaba a punto de arrancar. La pena en expectativa era de hasta 8 años de prisión. Para ello, tendrá que desembolsar 10 millones de pesos.

El siniestro ocurrió minutos antes de las 20 del 23 de marzo de 2018, cuando Tamara viajaba junto a sus padres, Ángel Armando Suetta (66) y María Elena Fantini (64), a la casa de un familiar en una isla del Delta. En una curva del río Carapachay se cruzaron con la lancha «Bicuña», conducida por Beccar Varela, en la que iban siete pasajeros.

Las dos embarcaciones chocaron de frente. Tamara recibió un golpe en la cabeza y murió en el acto. Ángel sufrió fracturas en la segunda vértebra cervical y el tabique, golpes en la columna, las piernas y varios cortes. María Elena tuvo un golpe en la cabeza que le provocó pérdida del conocimiento y un corte, además fracturas en la clavícula y el hombro derechos, nueve costillas rotas y un desvío en la columna. Las heridas le dejaron como secuela una incapacidad física del 50%.

Las pericias determinaron que Beccar Varela conducía con 0,83 gramos de alcohol en sangre cuando el máximo permitido es de 0,5 y que iba de contramano. También se comprobó que la «Bicuña» estaba en una situación de «prohibición de navegar» en el momento del choque, según un informe de Prefectura Naval.

Por si fuera poco, los investigadores establecieron que la lancha manejada por Beccar Varela iba a «una velocidad considerada excesiva», ya que las pericias sobre el motor indicaron que giraba entre 3.400 y 3.500 revoluciones por minuto. Todo en el contexto de las características del lugar, el ancho navegable, los muelles que hay en la zona y el hecho de que era de noche.

Cuando el caso fue elevado a juicio oral, Clarín habló con Beccar Varela. En aquella oportunidad, el abogado había dicho que iba a respetar “la decisión de la Justicia, cualquiera sea”.

“Nunca dije nada por respeto a la familia Suetta y en consideración a su dolor. Pero sí les escribí una carta junto a mi mujer y mis hijos, y luego en persona les di el pésame y les expliqué qué pasó. Les aclaré muchas dudas que tenían inicialmente. También les hice saber que, si la Justicia entendía que yo era responsable, me haría cargo de las consecuencias, como corresponde. Cualquiera sea la decisión de la Justicia, la voy a respetar”, afirmó el abogado.

Los Suetta tienen un astillero familiar en el Delta que ahora quedó a cargo del hermano de Tamara, Nicolás, ya que por las secuelas físicas sus padres no pueden trabajar al ritmo de antes.

En paralelo a la causa penal en la que eran querellantes, habían iniciado una demanda civil contra Beccar Varela y contra el dueño de la lancha «Bicuña» por 28 millones de pesos, teniendo en cuenta los daños físicos, psicológicos y morales a los tres integrantes de la familia.

El psiquiatra forense Rafael Herrera Milano fue el encargado de evaluar el daño psíquico que presentaban como secuela la madre, el padre y el hermano de la víctima.

El caso ahora, junto a la causa penal, quedará archivado y Beccar Varela logró evitar el juicio oral y la posible condena en su contra.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

12 − 7 =

Abrir chat
Comunícate con Portal Producciones
Hola, comunícate con nosotros!